LAS REMESAS, LOS CLUBES ZACATECANOS

EN LOS ESTADOS UNIDOS Y EL DESARROLLO REGIONAL

 

Rodolgo García Zamora

Fac.  Economía, Universidad Autónoma de Zacatecas

 

 

Los diferentes estudios el fenómeno migratorio mexicano hacia los Estados Unidos destacan la ausencia de empleos suficientes, el atraso y marginación como las principales causales de dicho fenómeno, el cual paradójicamente genera un importante flujo financiero como remesas hacia las comunidades de origen, que si bien utilizado mayoritariamente para la subsistencia familiar, no deja de tener un importante efecto multiplicador a nivel nacional y regional.  Siendo en este ultimo espacio donde las remesas producen mayores impactos economicos y sociales, y donde potencialmente las remesas superado el proble de los altos cobros y manipulación del tipo de cambio pueden actuar como un soporte (de la mano de los recursos estatales y federales) para el financiamiento de micro y pequeños proyectores regionales generadores de empleos permanente.  En esa perspectiva, los Clubes de Zacatecanos en los Estados Unidos pueden jugar un importante papel como promotores del desarrollo regional de sus comunidades de origen, superando la funcion hasta ahora desempeñada de apoyar la realización de obras publicas que en rigor deberia corresponder a las autoridades mexicanas en su conjunto.  En efecto, la existencia importante de la Conferederación de Clubes Zacatecano en los Estados Unidos ratifica la apreciación de David Barkin (1998) en el sentido de que la mayoría de los migrantes mexicanos en los Estados Unidos lo hacen de manera temportal, pensando siempre en regresar a realizar su proyecto “ideal” de comunidad.  Lo que explica su falta de integración o integración limitada a la sociedad norteamericana.  Siempre tienen un “pie en el estribo” para venir a ver la familia, el rancho, el ganado, el tractor, ect.  Viven permanentemente su comunidad en Norteamérica y esa vivencia binacional o comunidad transnacionalizada se materializa tanto en la constitución de los Clubes Zacatecanos en Estados Unidos como en la gran importancia que adquieren las remesas para el país, tercer rubro generador de divisas (calculadas según las fuentes entre 4.5 mil y 6 mil millones de dólares al año) y el problema que actualmente se vive con las compañías Wester Union y Money Gram por cobros excesivos, las que controlan el 40% de los envíos. 

 

Respecto a los Clubes Zacatecanos en Estados Unidos reconocidos como los que presentan un mayor nivel de organización entre todas las entidades en aquel país, que ascienden aproximadamente a 100 en el Conjunto de la Unión Americana (con 400 miembro por club en promedio) destaca la Federación de Clubes Zacatecanos Unidos del Sur de California por tener la experiencia organizativa más avanzada que les ha permitido cumplir un papel importante en las inversiones sociales para beneficio de sus comunidades de origen.  Moctezuma (1997) señala que a través del programa de conversión denominado “2X1”, desde 1993 y a iniciativa de L.  Donaldo Colosio los clubes aportan la tercera parte del costo de determinadas inversiones sociales (obras públicas) y el resto lo absorbe el Gobierno Federal y Estatal.  Por esta vía, ellos invierten sumas importantes que van canalizadas a resolver carencias de servicios básicos de carácter comunitario.  El proceso es el siguiente:  a)  en la población de origen se forma un comité que se encarga de la realización de una cierta obra social; b) el club que corresponde a esa comunidad recibe la solicitud de apoyo, c) se “abre” una cuenta bancaria por parte del club correspondiente para la recaudación económica, y finalmente, d) el gobierno federal y del estado aportan las dos terceras partes de dicho costo.  Comparando las inversiones sociales de los Clubes con los gastos que realizan las 56 municipios de Zacatecas en obras públicas, el monto aportaron para 1994 fue de 5.3% (INEGI, Anuario Estadístico del Estado de Zacatecas, 1996; 350).  Esa proporción por lo menos se ha venido manteniendo, pues sin considerar el efecto inflacionario, de 1994 a 1996 las inversiones de los Clubes aumentaron en un 84.1% pasando de $3.772.561,00 a $5.946.039,00.  Mediante este Programa, hasta junio de 1996 se habían realizado 137 obras sociales beneficiando a 30 comunidades con una inversión conjunto de $16.501.382,00, beneficiándose con el 61.9% cuatro de los 17 municipios que cuentan con clubes:  Valparaíso, Jerez, Monte Escobedo y Tepentongo (Monctezuma, 1997:16).  De esas obras destacan:  la ampliación de la red de agua potable $3.136.374,00; la edificación o reparación de aulas escolares así como la donación de equipo de cómputo y mecanografía para escuelas $2.126.607,00; las obras de drenaje y alcantarillado, $1.760.909,00; la consrucción de caminos y pavimentación de carreteras, $1.513.036,00, el apoyo al deporte y la recreación, $1.469.660,00; y finalmente, la reparación, la reparación y edificación de templos con $1.231.767,00.  Recientemente, destaca Moctezuma, los clubes han ido ganando terreno en otros ámbitos como la deducción de impuestos aduanales, o cuando algún club envía una ambulancia, un camión recolector de basura o maquinaria y equipo para sus comunidades.  Para casos como estos, se ha construido un Comité Civil establecido en la ciudad de Zacatecas, el cual se encarga de los trámites aduanales de importación.  Otro de los aspectos en los cuales los clubes han comenzado a incidir es el establecimiento de granjas familiares que ayudan a la búsqueda de mejores opciones de sobrevicencia.  Para este fin y a través de la Secretaría de Desarrollo Social, a finales de 1996 se entregaron  los primeros 136 paquetes para igual número de familias, los cuales se integran por 10 pollas y 1 pollo, 4 pavas y 1 pabo, 4 marranas y 1 marrano.

 

Luin Goldring (1192:334) resalta como por el tipo de obras hacia las cuales se canalizan los recursos de los migrantes zacatecanos, de ello se desprende el abandono en que se encuentran las comunidades rurales de la entidad por parte del Estado (y lo raquítico de las finanzas públicas).  Este es un aspecto que en el esquema neoliberal resulta más patente.  Más aún, la organización social y política de los migrantes en el extranjero está dando origen a la formación de un fondo de ahorro social dirigido a la satisfacción de obras de servicios e infraestructura colectiva.  Esto ha permitido abrir canales de negociación con el estado para obras que de otra manera no se harían.  Se trata pues de una forma de participación política que está inaugurando sendas inéditas.

 

El Programa “2X1” en Zacatecas es una experiencia importante desde la perspectiva de las comunidades migrantes transnacionalizadas que ayudan a realizar obras públicas en sus comunidades de origen, con el ahorro social enviado desde los Estados Unidos.  El Programa con cinco años de funcionamiento deja varias lecciones, entre otras, las siguientes:

 

1.                 La transnacionalización de las comunidades zacatecanas migrantes en E.U. más que el abando definitivo de la entidad ha generado hasta ahora una vivencia “binacional” de las comunidades de origen.  Desde los problemas estructurales que se padecen en Zacatecas, hasta el proyecto “ideal” de Comunidad de los que emigran, para desde la perspectiva individual intentar superar tales problemas participando en la acción colectiva binacional de detectar un problema in situ en la comunidad, para luego apoyar mediante el ahorro colectivo a su solución.  Viendo en ello una reafirmación de su identidad comunitaria y quizá como acercamiento subjetivo a su ideal de comunidad.

 

2.                 Hasta ahora la aplicación del ahorro colectivo ha sido muy limitada como porcentaje de la inversión pública total en los municipios y en cuanto a su impacto en el empleo regional.  Su visión es más asistencialista y de fortalecimiento de los lazos sociales.  Falta una visión más de inversión productiva y de generación de los flujos migratorios.  Esto implica un proceso de mayor formación educativa en proyectos comunitarios por parte de los Clubes y una mayor autonomía en su funcionamiento, superando la enorme subordinación política que tienen hasta ahora por parte de las instancias gubernamentales.

 

3.                 Bajo el modelo neoliberal en curso, de reducción de los fondos públicos para obras sociales, el gobierno federal en general, y en particular el zacatecano, han encontrado en el ahorro colectivo de los migrantes un complemento para cumplir con sus obligaciones de obras públicas y servicios sociales.  Lo que además de implicaciones políticas y sociales, supone desviar recursos que de otra manera podrían orientarse hacia la inversión productiva con importantes efectos sobre el empleo y el desarrollo regional.

 

4.                 Además de una propuesta diferente para que las remesas de los migrantes internacionales puedan incidir a futuro en la reducción del fenómeno migratorio y los problemas binacionales que genera, falta especialmente, una alternativa que acabe con la enorme sangría que representan los cobros excesivos de las compañías norteamericanas y bancos mexicanos coludidos, (que asciende al 20% de todos los envíos, que en el caso de Zacatecas bajo una estimación de un flujo diario de 1 millón de dólares, la entidad deja de percibir 200 mil dólares diarios).  Para ello se requiere la colaboración de todos lo agentes sociales mexicanos involucrados en la problemática del desarrollo económico nacional.  La UAZ, la UCLA y el gobierno de Zacatecas en julio harán una propuesta que podría servir como punto de partida para un debate nacional sobre el tema.

 

5.                 Reiteradamente académicos mexicanos y norteamericanos estudiosos del fenómeno migratorio internacional han planteado que dicho problema no debe afrontarse con medidas policiacas en la frontera y al interior de los Estados Unidos, sino con proyectos de desarrollo regional en las principales zonas migratorias de México.  Ello debería reforzar la estrategia de la aplicación de las remesas como fuente de financiemiento regional con las propuestas del Banco de Norteamérica, creado a la par de la firma del T.L.C., entre cuyas funciones está precisamente apoyar proyectos de desarrollo regional en esas zonas.  Igualmente, ahora que se está generando un debate nacional sobre la posibilidad del rescate bancario por 65 mil millones de dólares, hipotecando a futuro las areas públicas, sería conveniente introducir el tema de la conveniencia nacional de que tales recursos, o parte de ellos, se destinen a la creación de Fondos Estructrurales para el Desarrollo como en la Unión Europea como una forma de atacar a fondo el problema del atraso, la pobreza y la migración.